domingo, 15 de septiembre de 2013

UN TEMA PARA PROFUNDIZAR: NEUROPSICOLOGÍA

Por nuestro trabajo es muy necesario conocer cuál es la misión de la región cerebral conocida como "prefrontal" y de qué manera afecta ésta a nuestro comportamiento. Son muchos los neurociéntificos y neuropsícologos que se dedican al estudio de la corteza prefrontal. Si estáis interesados en formaros en estos temas os propongo una serie de materiales que os van a resultar seguro interesantes, no solo a nivel profesional, sino también a nivel personal.
 
Pero antes me gustaría introduciros un poco en el tema. Personalmente, comencé a interesarme en el tema tras un curso impartido por Carme Timoneda.
 
La relación que se establece entre el desarrollo afectivo-social y el maltrato infantil es explicada desde la implicación en el mismo de la corteza prefrontal. Así, niños y niñas que en su infancia han sufrido episodios de malos tratos psicológicos y/o físicos son más vulnerables de desarrollar trastornos por déficit de atención, trastornos de conducta, problemas emocionales o autodestructivos, discapacidades cognitivas y dificultades de lenguaje y aprendizaje.
 
Cuando estos episodios de maltratos se producen durante la etapa de la infancia en la que el niño se encuentra formando su personalidad y que suponen unos altos niveles de estrés, todo su sistema nervioso se ve alterado. Estos factores ambientales provocan una interrupción en el desarrollo cerebral normal, que afectan a las conexiones neuronales en cuanto a su mielinización y que ocasionan una inhibición en la integración de la información.
 
La corteza prefrontal es la región cerebral que más tarde se desarrolla. Entre sus funciones se encuentran la formulación de planes y estrategias, la toma de decisiones, memoria de trabajo y atención. Los altos niveles de estrés a los que un niño puede verse sometido generan dificultades en estos aspectos, denominados funciones ejecutivas.
 
El origen de las dificultades de aprendizaje en muchos de nuestros alumnos es por tanto de origen emocional. Es importante conocer estas teorías para determinar si la intervención educativa a realizar debe de ser puramente académica, o si por el contrario, debe tener también añadido un aspecto más afectivo.
 
A continuación os remito a diferentes materiales para ampliar información y que yo ya he consultado:
 


 
¿Cómo funciona el cerebro de un alumno? ¿Qué es lo que hace que pueda seguir perfectamente la trama de su película preferida o entender las retorcidas reglas de un videojuego y, con la misma facilidad, olvidar lo que aprende en clase? ¿Qué tenemos que hacer para que la escuela sea siempre beneficiosa para sus alumnos, incluso para aquellos que tienen dificultades? ¿De qué sirve lo que llamamos cultura general, aprender las cosas de carretilla, recitarlas.? Y las denominadas pedagogías «activas», ¿son realmente eficaces? La psicología cognitiva ha progresado enormemente en los últimos treinta años y todo lo que los científicos han descubierto acerca del funcionamiento de la memoria y del cerebro puede y debe ayudar a los maestros a llegar a conclusiones prácticas y directamente aplicables en clase.
Índice
¿Por qué a los niños no les gusta ir a la escuela? ¿Qué es mejor, enseñar competencias o enseñar conocimientos factuales? ¿Por qué los estudiantes recuerdan todo lo que ven en televisión y olvidan todo lo que digo? ¿Por qué es tan difícil que los estudiantes comprendan ideas abstractas? ¿Es recomendable el «machaqueo»? ¿Es posible conseguir que los estudiantes piensen como los científicos, los matemáticos y los historiadores? Cómo adaptar la enseñanza a distintos tipos de alumnado Cómo se puede ayudar al alumnado más lento? ¿Y la reflexión por parte del profesorado? Conclusión Referencias bibliográficas.
 
- Página web de la Fundació Carme Vidal. Donde podéis encontrar formación universitaria sobre el tema, materiales para comprar y publicaciones.
 
- Materiales de Carme impartidos durante el curso al que asistí en Asturias.
 
 
 
Realmente muy interesante. Al menos a mí, me queda mucho por aprender!!!!!!!!!!!!!
 

miércoles, 4 de septiembre de 2013

PROYECTO H.O.L.A.





El proyecto H.O.L.A. (Herramienta para la Orientación Laboral de Asturias) ha significado la puesta en marcha de un sistema de Orientación Profesional y Laboral absolutamente innovador desde el punto de vista de los usuarios/as de estos servicios y sus profesionales. La finalidad principal de H.O.L.A. es poner en funcionamiento un espacio abierto que incorpora sistemas y/o servicios que promuevan una autorientación profesional, y laboral a lo largo de la vida.
Pincha aquí

martes, 6 de agosto de 2013

AUTISMO, ASPERGER: PROGRAMA DE INTEGRACIÓN GESTÁLTICO

 
El manual constituye un proceso serial, con el que se va operando hasta conseguir un ajuste entre la imagen del objeto y la representación en la memoria, cuyo fin es facilitar que la memoria espacial derive en la creación de memoria episódica. Con estas hipótesis, el PIG, que está destinado a alumnos y alumnas con TEA de ed ades comprendidas entre los 5 y los 12 años de edad, con un tiempo de aplicación aproximado de 1 curso escolar, intenta responder al siguiente objetivo general: formar nexos significativos sobre el análisis de las partes de los eventos presentados para llegar a la percepción del todo o gestalt en niños y niñas con TEA. Su estructura esta compuesta por 8 dimensiones generales y 173 actividades distribuidas en orden progresivo para la adquisición de la gestalt.
 
Este programa se centra en trabajar con las personas con trastorno de espectro autista la alteración perceptiva en la recepción de los estímulos que presentan. Para ello, Ojeda trabaja las siguientes dimensiones, basándose para ello en la Teoría de la Coherencia Central Cognitiva de Frith y Happé:
 
- Seguimiento de la mirada.
- Habituación/ Deshabituación.
- Cierre gestáltico.
-Pertenencia/ Seriación.
- Categorización.
- Simbolización.
- Percepción/ Inferencia.
- Integración gestáltica.
 
El programa presenta una serie de actividades para realizar con cada una de las dimensiones, así como las láminas motivadoras necesarias para las mismas y ha sido probado durante un curso escolar con una muestra de 30 alumnos con TGD, siendo valorado posteriormente su mejoría mediante el Test Gestáltico Visomotor de Bender.
 
Se trata de un libro que contiene más de 200 páginas, editado por Aljibe y con 173 actividades para realizar con niños que presentan este tipo de trastornos que se presentan de forma estructurada.
 
Si te interesa conocer algo más de este autor, Manuel Ojeda, cuenta con su propio blog. Puedes verlo si pinchas aquí.
 
 

domingo, 4 de agosto de 2013

MATERIALES: LOGOPEDIA ESCOLAR EN ASTURIAS

Hoy os invito a daros una vuelta por esta página web, si es que aún no la conocéis. Os ofrecen muchos materiales destinados a trabajar con distintos tipos de problemas a nivel logopédico.

Tal y como cita su presentación:

Esta página web ha sido elaborada por un grupo de logopedas con el objetivo de crear un punto de encuentro entre profesorado, familias y especialistas del lenguaje.
Su punto fuerte son sus materiales didácticos, todos ellos preparados para imprimir y trabajar directamente con nuestros alumnos, clasificados por alteraciones del lenguaje.
Aunque todos los materiales se han pensado POR y PARA los y las logopedas, es indudable que el profesorado de aula encontrará recursos de gran utilidad para sus clases y las familias se podrán beneficiar de información clara y concisa que pueden precisar aún más a través de las CONSULTAS y el FORO, abierto para todos.
Nuestra mayor satisfacción sería lograr un intercambio dinámico de materiales que enriquezca día a día esta página creada para facilitar nuestro trabajo cotidiano.
Esperamos que sea de vuestro agrado y que resulte útil en nuestra labor docente.

Para ver los materiales, pincha aquí

¡ Ya me contaréis!

sábado, 13 de julio de 2013

HÁBITOS DE SUEÑO




Los niños han de aprender a dormir, comer, asearse...por sí solos, de forma autónoma y el principio fundamental para enseñarles es muy sencillo: “cuando vea que su hij@ hace algo bien, prémiel@ con una alabanza, sonrisa, abrazo...”. Recuerde que “TODA CONDUCTA QUE RECIBE UN PREMIO TIENDE A REPETIRSE”. Por tanto premie la conducta que quiere que se repita.

Objetivos a trabajar.-


  • Acostarse en su propia cama y no en la de los padres ni quedarse dormido en el sofá.
  • Adoptar un horario “normalizado” durante todos los días de la semana.
  • Levantarse una hora antes de ir al colegio.
  • Respetar el descanso de los demás miembros de la familia.
  • Favorecer el sueño con ejercicios de relajación y/o con un buen baño templado.
  •  Habituarles a ojear o leer cuentos.
  • No usar el dormitorio como lugar de castigo. 

LA HORA DE DORMIR


Para fomentar el hábito del sueño podemos tener en cuenta los siguientes consejos:

  • Mantener un horario fijo en cuanto a la hora de acostarse. Hacerlo siempre a la misma hora ayuda al niño a poder anticipar la situación y a sentirse más tranquilo.
  • Evitar realizar actividades muy estimulantes previas a la hora de dormir, sino tranquilas que ayuden a la relajación y la llegada del sueño.
  • Aspectos como el baño antes de cenar es muy recomendable para conseguir una relajación y una preparación adecuada que ayuda a dormir. Se puede aprovechar para dar masajes relajantes, crear un ambiente tranquilo con aromas...
  • Una vez realizado el baño es el momento adecuado para cenar.
  • Después de cenar el niño ya está listo para ser acostado. El ambiente de la habitación es también muy importante para favorecer el sueño: una luz tenue, una temperatura adecuada, una ambiente limpio y ordenado, leer un cuento antes de dormir, darle caricias, cantar alguna canción o nana... Esto contribuye a que el niño relacione la situación del sueño como algo positivo y agradable.
  • Otro aspecto importante es la ropa: un pijama adecuado que no sea demasiado grueso ni ajustado, con material transpirable facilitará el sueño. La ropa de cama debe permitir libremente el movimiento y no tener pliegues ni rugosidades.


APRENDO A DORMIR EN MI CUARTO


El paso a la habitación propia y a dormir solo puede ser vivenciado como una experiencia negativa por el niño. por eso hay que tener especial cuidado para tratar la misma. Es conveniente que el niño vaya relacionando previamente su habitación con anterioridad, con actividades agradables y satisfactorias para él o ella. Es importante mantenernos tranquilos y ayudarle a sentirse seguro y protegido para que no sienta que esta situación es un castigo.

El método progresivo del Doctor Estivill aporta una clasificación de minutos sobre cuanto se debe esperar para entrar en la habitación del niño si  sigue llorando:

Día
Primera espera
Segunda espera
Tercera espera
Esperas siguientes
1
2
3
4
5
6
7

1
3
5
7
9
11
13
3
5
7
9
11
13
15
5
7
9
11
13
15
17
5
7
9
11
13
15
17


Cada vez que entre en la habitación debe permanecer medio minuto. Recuerde que entra para asegurarse de que no sucede nada especial y no para conseguir que se calle o que se duerma. Debe repetirle que es la hora de dormir y no acunarle, llevarle agua o comida ni tranquilizarle.

Cuando llegue a la cantidad de minutos máxima se debe esperar la misma cantidad de minutos hasta que el niño se duerma en uno de los periodos cuando usted esté fuera de la habitación.

Si se despierta de nuevo se debe iniciar la tabla desde el principio. Usar las mismas normas para la siesta, pero si no duerme después de una hora o si se despierta llorando después de unos minutos de siesta, debe terminarse el tiempo de siesta.

Es importante seguir la tabla con precisión y anotar los progresos para controlar sus ritmos de sueño. Si después de una semana persiste el problema deben añadirse tres minutos a cada periodo de la tabla.



No sobreproteja a su hij@, quererle no significa hacerle dependiente de usted. Quererle es atenderle debidamente y educarle en unas normas y valores, en las que se sienta segur@.

viernes, 5 de julio de 2013

AUTONOMÍA EN HIGIENE PERSONAL



Los niños han de aprender a dormir, comer, asearse...por sí solos, de forma autónoma y el principio fundamental para enseñarles es muy sencillo: “cuando vea que su hij@ hace algo bien, prémiel@ con una alabanza, sonrisa, abrazo...”. Recuerde que “TODA CONDUCTA QUE RECIBE UN PREMIO TIENDE A REPETIRSE”. Por tanto premie la conducta que quiere que se repita.

Es un hábito muy importante para la salud, es importante para: prevenir de enfermedades, favorecer el desarrollo de una buena autoestima y  las relaciones sociales, así como conocer las partes del cuerpo

Objetivos a trabajar.-


  • Realizar de forma autónoma el lavado de pies y manos.
  • Realizar por sí mismo/a el lavado del cuerpo.
  • Lavarse las manos antes de las comidas.
  • Cepillarse los dientes después de cada comida.
  • Lavarse las manos cada vez que se las note sucias.
  • Ducharse o bañarse solo/a.
  • Ser autónomo/a en el water: sentarse, bajarse, limpiarse, tirar de la cadena...

Para fomentar la autonomía en las comidas podemos tener en cuenta los siguientes consejos:

·                    Hacer sentir al niño la necesidad de estar limpio ( mostrar satisfacción y orgullo después del baño, con mensajes como “qué bien hueles, que limpito estás”…”puag, qué churretes tienes, vamos a ponerte guapo”.. etc).
·                    Procurar que los elementos del cuarto de baño estén al alcance del niño (lavabo, inodoro, espejo, toalla, jabón..) , por tanto trataremos de incorporar adaptadores que existen en el mercado ( para el inodoro, el lavabo, etc…).
·                    Cuidar el orden y la limpieza, puesto que las actitudes del adulto son siempre modelo para los niños.
·                    Acostumbrarle a lavarse las manos antes y después de comer y después de ir al servicio.
·                    Acostumbrarle a lavarse los dientes después de cada comida.
·                    Asegurar que el niño que lleve ropa y calzado cómodos, adecuados a la estación, que permitan una mayor autonomía para quitarse y ponerse prendas.
·                    Asegurar el cambio diario de ropa y siempre que fuera necesario.

¿Cómo podemos hacerlo? Graduando siempre en función de la edad, la dificultad y la necesidad de ayuda.


Ø      Explicándole con pocas palabras y muy clarito los pasos. Ya es mayor y tiene que empezar a hacer cosas solito.
Ø      Rutina: siempre a la misma hora y de la misma forma. Todos los miembros de la familia tendrán que utilizar la misma fórmula y servir al principio, de modelo. Asegurarnos de que ha entendido las instrucciones, haciéndole repetirlas.
Ø      Ayudarle a utilizar las autoinstrucciones: primero tengo que abrir el grifo, luego me mojo las manos...
Ø      Iniciándole en el lavado de manos: Abrir/cerrar el grifo, enjabonarse, aclararse y secarse.
Ø      Colaborando solito mientras lo bañan: Se enjabona las partes más accesibles.
Ø      Iniciándole en el uso del peine o el cepillo (con el pelo corto).
Ø      Iniciándole en el uso del cepillo de dientes.
Ø      Aprendiéndole a usar el pañuelo cuando tiene mocos y recordándoselo.
Ø      Ayudándole cuando vaya al water a tirar de la cadena y a utilizar el papel higiénico con ayuda.
Ø      Elogiarlo en todos los avances e ir disminuyendo progresivamente la ayuda.
Ø      Las prisas no son buenas, es importante ser flexibles con el tiempo.


Fichas y materiales para trabajar en clase.-





No sobreproteja a su hij@, quererle no significa hacerle dependiente de usted. Quererle es atenderle debidamente y educarle en unas normas y valores, en las que se sienta segur@.




lunes, 1 de julio de 2013

LA TÉCNICA DE LA TORTUGA: RELAJACIÓN

 Estoy segura de que si eres profe ya conocerás está técnica tan utilizada con los niños que presentan problemas de conducta. No obstante me parece interesante dedicarle una entrada.

La técnica de la tortuga de Schneider y Robin, pretende ayudar al niño a conseguir la relajación muscular como método alternativo, utilizando para ello la metáfora. Se trata de conseguir que el niño se repliegue en un caparazón imaginario hasta que sus ganas de realizar la conducta negativa (pegar, chillar, romper cosas...), se reduzcan o se eliminen.

Para ello se utiliza como excusa la lectura de este cuento y posteriormente se le enseña la técnica para que aprenda a utilizarla. Dicha postura consiste en conseguir que el niño se siente en el suelo con los ojos cerrados y los brazos alrededor de sus piernas encogidas contra el pecho (a modo de caparazón). Tras contar cinco destensará todo el cuerpo para volver a repetir la postura las veces que sean necesarias.

Esta postura se llevará a cabo en casa o en el aula cuando el niño escucha, ante la posible aparición de un mal comportamiento, la palabra "tortuga". Se recomienda realizar dicha postura por las mañanas a modo de rutina durante unos 15 minutos al día, a modo de descanso de las tareas del cole.

En el caso de utilizarla en casa, debemos acostumbrar al niño a retirarse a su espacio personal (la habitación) para que la realice tranquilamente cuando la necesite, y reforzarle cuando la haya utilizado.

En una época remota vivía una tortuga joven y elegante. Tenia seis años de edad, y justo entonces, había comenzado la enseñanza primaria. Se llamaba Tortuguita. A Tortuguita no le gustaba acudir a la escuela. Prefería estar en casa con su mamá y su hermanito. No quería estudiar los libros del colegio ni aprender nada; sólo anhelaba correr mucho y jugar con sus amiguitos, o pintar su cuaderno de dibujo con lápices de colores. Era muy pesado intentar escribir las letras o copiarlas del encerado. Sólo le agradaba retozar y reírse con sus compañeritos –y pelearse con ellos también-. No le daba la gana de colaborar con los demás. No le interesaba escuchar a su maestra ni detener esos sonidos maravillosos, como de bomba contra incendios zumbando con estrépito, que acostumbraba a hacer con la boca. Era muy arduo para ella recordar que no debía pegarse ni meter ruido. Y resultaba muy difícil no volverse loco delante de todas las cosas que ella hacía como si lo estuviese ya de verdad.

Cada día, en su camino hasta la escuela, se decía a sí misma que iba a esforzarse en todo lo posible para no incurrir en jaleos durante esa jornada. Sin embargo, a pesar de ello, siempre enfurecía a alguno cotidianamente y se peleaba con él, o perdía la razón porque cometía errores y empezaba a romper en pedazos todos sus papeles. Se encontraba así metida constantemente en dificultades, y sólo necesitaba unas pocas semanas para estar hastiada por completo del colegio. Empezó a pensar que era una tortuga “mala”. Estuvo dándole vueltas a esta idea durante mucho tiempo, sintiéndose mal, muy mal.

Un día, cuando se hallaba peor que nunca, se encontró con la tortuga más grande y más vieja de la ciudad. Era una tortuga sabia, que tenía 200 años de edad y un tamaño tan enorme como una casa. Tortuguita le habló con voz muy tímida, porque estaba muy asustada. Pero la tortuga vieja era tan bondadosa como grande y estaba deseosa de ayudarle. “¡Hola!” –Dijo con su voz inmensa y rugiente- “Voy a contarte un secreto”. “¿No comprendes que tú llevas sobre ti la respuesta para los problemas que te agobian?” Tortuguita no sabía de qué le estaba hablando. “¡Tu caparazón! ¡Tu caparazón! -le gritó la tortuga sabia, y continuó exclamando: “Para eso tienes una coraza”. Puedes esconderte en su interior siempre que comprendas que lo que te estás diciendo o lo que estás descubriendo te pone colérica. Cuando te encuentres en el interior de tu concha, eres capaz de disponer de un momento de reposo y descifrar lo que has de hacer para resolver la cuestión. Así pues, la próxima vez que te irrites, métete inmediatamente en tu caparazón”. A Tortuguita le gustó la idea, y estaba llena de avidez para probar su nuevo secreto en el colegio. Llegó el día siguiente, y ella cometió de nuevo un error que estropeó su hoja de papel blanco y limpio. Empezó a experimentar otra vez su sentimiento de cólera y estuvo a punto de perder la compostura, cuando recordó de repente lo que le había dicho la tortuga vieja. Rápido como un parpadeo, encogió sus brazos, piernas y cabeza, y los apretó contra su cuerpo, permaneciendo quieta hasta que supo lo que precisaba hacer. Fue delicioso para ella encontrarse tan cauta y confortable dentro de su concha, donde nadie podía importunarle. Cuando salió fuera, quedó sorprendida al ver a su maestra que la miraba sonriente. Ella le dijo que se había puesto furiosa porque había cometido un error. ¡La maestra le contesto proclamando que estaba orgullosa de ella! Tortuguita continuó utilizando este secreto a lo largo de todo el resto del curso. Al recibir su cuartilla de calificaciones escolares, comprobó que era la mejor de la clase. Todos la admiraban y se preguntaban maravillados cuál sería su secreto mágico”.

            El adulto debe actuar a modo de modelo hasta conseguir que los niños lo hayan interiorizado. Para ello se puede trabajar con historias imaginarias. Se puede trabajar también el cuento utilizando un dibujo de la tortuga gigante que los niños puedan colorear por partes.