jueves, 15 de diciembre de 2016

USO DE METÁFORAS. MUTISMO SELECTIVO



Las metáforas son un recurso muy utilizado desde la psicología. Su importancia radica en ofrecerle al niño una visión de su situación que él pueda apreciar, que pueda conectar con esa idea desde un punto de vista emocional, ya que desde el razonamiento esto no sería posible. La metáfora transmite una experiencia cercana, ajustada a su problema y le plantea una alternativa de solución del problema que está viviendo más de acuerdo con sus valores.


Para que tenga efecto tiene que ser una metáfora que pueda realmente ser captada por el niño,tiene que verse reflejada en ella y llegar a entenderla, siempre sin explicaciones adicionales por parte del adulto, pues entonces la metáfora perdería su efecto. 

El objetivo es que el niño pueda reflexionar ella sola. Si además va acompañada de una ilustración adecuada le será mucho más fácil recordarla.


Os dejo algún ejemplo: 

EL ELEFANTE ENCADENADO (Jorge Bucay)



LIBROS PARA TRABAJAR EL AUTOESTIMA

El objetivo es ir introduciendo en el aula cuentos que trabajen el tema del respeto a la diversidad. Esta es nuestra propuesta:

JUAN SIN VOZ

Hay niños que temen las miradas y los oídos de los demás, niños habitualmente que tienen problemas de sociabilidad, autoestima y un desarrollo más complicado. Para ellos va este cuento.
Julián era un niño muy tímido. Sentía tanta vergüenza al estar con otras personas, que no se atrevía a decir nada, y se quedaba casi siempre quieto y callado en una esquinita, con temor a hacer un ruido para que nadie le mirase.
Un día, durante una visita de unos familiares a su casa, Julián sintió tanta vergüenza que se escondió corriendo en su habitación. De repente, mientras permanecía escondido, una burbuja de colores apareció ante sus ojos, y de ella surgió una pequeña criatura de orejas puntiagudas y barbilla afilada. El hombrecillo con exagerados gestos de dolor, se tapaba sus grandes orejas con las manos y gritaba:
– ¡Por favor! ¡Para ya! Deja de gritar. No lo puedo soportar
Con el susto el niño olvidó su timidez, y preguntó al hombrecillo:
– ¿Qué te pasa? ¿Quién te está gritando?

– ¿Cómo que quién me grita? – respondió indignado- pues tú..
– Pero si no he abierto la boca…
– Aaahhh….- dijo bajando el tono de voz- ¿pero es que no lo sabes? ¿Nadie te ha contado que tus ojos, tu manos, tus pies y todo tu cuerpo hablan todo el rato? ¡Ahora lo entiendo todo!
Y acercándose sigilosamente a Julián, el duende comenzó a explicarle que cada parte del cuerpo habla su propio idioma sin parar, y cómo cada gesto que hacemos dice unas cosas u otras, en voz bajita o a gritos. Y al final, le entregó un frasquito, dejó caer sus gotitas májicas en las orejas al niño, y le dijo:
– Ahora comprobarás lo que te digo. Con esta poción podrás ser como yo y oír a través de tus orejas lo que dice la gente sin abrir la boca.
Durante unos cuantos días, Julián pudo escuchar cómo todo el mundo mantenía dos o tres conversaciones, incluso estando completamente callados. Y escuchó a sus papás decirse cosas bonitas con la mirada, y a los pies de la vecina protestar porque el ascensor tardaba en llegar, y a la cabeza del carnicero agradecer a una señora lo generosa que había sido con la propina. Pero lo que más le sorprendió fue cuando en un cumpleaños coincidió con otra niña tímida, que miraba constantemente al suelo y no se atrevía a hablar con nadie. Sus mágicas orejas pudieron oír sus grandes gritos: “¡no quiero estar aquí! ¡no quiero jugar con nadie! ¡odio las fiestas!“ Y sabiendo que no era verdad lo que decían los ojos y los pies de aquella niña, se acercó junto a ella y le contó lo que estaba gritando sin saberlo, y mojó sus orejas con las gotitas mágicas.
Juntos, Julián y su nueva amiga se propusieron investigar qué gestos y posturas hacían que sus cuerpos fueran más callados y agradables. Y así fue como descubrieron que sonriendo, mirando a los ojos, acercándose más a las personas y diciendo “hola” y “adiós” cortésmente, sus cuerpecitos dejaron de ser unos gritones, para convertirse en niños simpáticos que hablaban con su voz y con su cuerpo.


Carlota no habla porque no le hace falta. 
Todo el mundo la entiende tan solo con sus gestos y miradas. 
Hasta que un día, persiguiendo a su amigo Tom el ratón, 
entró en la despensa y la puerta se cerró de golpe.
La niña se quedó encerrada. 

¿Qué hará Carlota?
Parece que la forma de salir de allí tiene que ver simplemente 
con el uso de su voz

Os dejo un videocuento: 






En la piscina, Malena es el hazmerreír de las niñas de su clase. Y es que Malena es gorda, ¡muy gorda! Cada vez que se tira provoca una ola enorme y la llaman ballena. Hasta el día en que el monitor de natación le susurra a la oreja un truco: para poder vencer los complejos, basta con pensar lo contrario... y funciona: ¡piensa «barracuda» y se pone a nadar como un pez!
* Un libro para vengar a todos los gordos de la Tierra, ya sean niños o ballenas.
* Cuando la autosugestión y el humor se convierten en auténtica terapia.
* El personaje de una niña regordeta, enternecedora y muy humana.




Pupa se pone cada mañana el abrigo de los miedos y sale a la calle envuelta en ellos. Y se pasa el día con miedo en el corazón. Con miedo a la soledad y miedo a que la quieran y también a que el amor la atrape. Con miedo a volar y con miedo a hundirse. Con miedo al cambio y con miedo a que todo siga igual. Teme el futuro, pero también teme repetir el pasado. Tiene miedo de no avanzar, pero también de dar un paso. Tiene miedo de los demás y también de sí misma. El peso de su abrigo de miedos es excesivo, la lastra demasiado. 
El abrigo de Pupa es un canto a la liberación de los miedos que nos atenazan, que nos paralizan. 
Las imágenes, de fuerte carga simbólica y gran expresividad, están realizadas con mezcla de lápiz, texturas acrílicas, tinta y retoque digital.

Os dejo videocuento:





El niño gris es un libro escrito por Lluis Farré  ganador del premio del Hospital Sant Joan de Deu del año 2006 . El protagonista de "El Niño Gris" es un chaval de ocho años que nace sin color, indiferente a las emociones de cuanto le rodea hasta que un día ha de salvar a su hamster de un atragantamiento y todo cambia. Con estilo fresco y novedoso en sus imágenes.

Resultado de imagen

Siete Ratones Ciegos es un libro muy sencillo. Llama la atención su fondo completamente negro sobre el que destacan mucho las ilustraciones, igual de sencillas, con técnica de collage. Sobre todo los ratones, que son de llamativos colores. Tiene poco texto, en blanco sobre negro.
La historia cuenta que los 7 ratoncitos estaban un día tranquilamente en la laguna cuando se encontraron un Algo Muy Raro y huyeron despavoridos hasta su casa. Tras este primer y breve contacto, cada día de la semana sale un ratoncito diferente a explorar el Algo Muy Raro para averiguar qué es, y cada uno de ellos llega con la certeza de saberlo, aunque no se ponen de acuerdo.
Finalmente, el domingo, el ratón blanco lo explorará de cabo a rabo y unirá toda la información recopilada por el resto de ratones para terminar llegando a la conclusión de que se trata de un elefante.
Os dejo videocuento:


La clase de arte había terminado, pero Vashti se había quedado pegada a su asiento.
Su hoja estaba en blanco.
La profesora se inclinó sobre su hoja en blanco. "¡Ah! Un oso polar bajo una tormenta de nieve", dijo.
"¡Muy divertido!" contestó Vashti. "No se me ocurre qué dibujar"

Así comienza este maravilloso cuento. Vashti cree que no sabe dibujar, es más, no sabe ni cómo comenzar, pero su maestra la anima a hacer una marca y ver adonde la lleva. Vasthi, al principio, sólo pinta un pequeño e insignificante punto. Pero al verlo enmarcado por su maestra quiere superarlo y dibuja puntos pequeños, grandes, rojos, azules, violetas, un punto sin punto...

 Puedes echar un vistazo en este vídeo:



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada